domingo, 30 de junio de 2013

Bar Treze. Un trozo de Ibiza en Barcelona. (Sarriá)


Sarriá es una zona con mucho encanto, y en los últimos 3 años han nacido restaurantes, pastelerías, hornos  que cumplen las expectativas de los mas exigentes y sobre todo las de todos, cosa difícil en una zona tan variada en la que cada día se mezclan ejecutivos con colegiales, universitarios y amas de casa, además de la gente del barrio.

El epicentro es la Plaza de Sarriá y a partir de allí podemos escoger sitios para todos los gustos, sin embargo faltaba algo para dar cierta continuidad al ocio que se ha expandido por la zona y ha nacido hace tan solo quince días.

Cada día camino por la calle Mayor de Sarriá y después de "sufrir" las obras que habían hace un par de meses, por fín descubrí el objetivo de las mismas.

Se trata de un bar que aún no tiene siquiera el cartel con el nombre, si será nuevo!, pero se llama Bar Treze y os puedo asegurar que os va a encantar.


Es que te hace sentir como si estuvieras en Ibiza, el interior es minimalista, blanco, y el mobiliario tan rústico como butacas de rejilla y por mesa unos grandes bidones metálicos pintados de blanco. Conforme entras en el local vas descubriendo pequeños rincones con mesas y sillas para grupos y al fondo butacas  muy estilosas de piel  ubicadas estratégicamente en un rincón para los que quieran disfrutar de una mayor intimidad.

Pero la joya de la corona es el jardín interior, que han decorado con un estilo chill out auténtico y que aprovecha mucho y bien esos patios interiores de los viejos edificios de Sarriá, pequeñas mesitas,  cojines, troncos rústicos alrededor de dos árboles y una pequeña jardinera con lavanda, y una zona con arena tan blanca que me recuerda las playas de Ibiza.



Llevaba días con ganas de entrar, vamos desde el mismo día que abrió pero no sabía bien bien qué hacía, si tenía desayunos, comidas, tapas, o era solo un bar de copas...y es que ... hoy descubrí que tiene todo.

Aproveché esta mañana de domingo para ir a desayunar después de salir del gym, y me sirvieron un rico zumo con un croissant, pero también hacen bocadillos de embutidos que cortan a la vista.

Se estaba súper a gusto, la música, el jardín, los rayitos del sol mmmm



No parece que tengan una carta extensa pero alrededor del loca puedes ver carteles de madera con tapas, navajas, embutidos, en fin que se puede comer también! y la barra de licores es lo más para los apasionados de los tan de moda Gin Tonic, no soy una entendida pero os puedo asegurar que no había visto tanta variedad de ginebras juntas en mi vida!

Se está la mar de bien y prometo volver por la tarde para merendar con Álvaro y por la noche a tomar una copa  pues creo que el ambiente debe ser lo más!.

Bar Trece
c/ Mayor de Sarriá, 115


(17/12/2013) Revisando el blog me doy cuenta de que me dejé en verano subir unas fotos con mis chicos en el Bar Treze al que fuimos a desayunar antes de irnos de vacaciones a la playa. Fue además muy gracioso que justo a la vuelta de vacaciones fuimos invitados a la celebración de los 40's de un amigo nuestro en el mismo Bar.








Quinto Pino II


Cuando me gusta un sitio soy mucho de repetir, a distintas horas, por comparar cuál es el mejor momento y por probar un poco más su carta, y debo decir que con el Quinto Pino he repetido mucho, muchísimo, he comido y he cenado en la barra de afuera, en la terraza, en el comedor interior y hasta en la mesita que han habilitado en la zona de la barra interior, vamos que solo me falta meterme en la cocina.


Además de las tapas que ya os comenté en una ocasión, el club sandwich y las diferentes hamburguesas que tienen están muy pero que muy bien, sobre todo para los niños y cuando queremos comer algo en plan muy informal.

No había probado los postres y el pastel de limón, el flan de queso y la tarta tatin son realmente deliciosos.




Por la noche después de cenar en la terraza los mojitos y otros cócteles es la mejor manera de terminar la noche! Y lo mejor, cierran su cocina a las 2:30 hrs de la madrugada.




El Quinto Pino
Paseo de la Bonanova, 98

Taberna La Ostia (Barceloneta)

Hace un par de meses ojeaba la revista Barcelona Divina y me encontré con la reseña de un nuevo restaurante en Barcelona, ubicado en la Plaza de la Barceloneta,....para que un restaurante de esta zona (que surgen como setas) se haga hueco en esta revista..pensé debía tener "algo",...y la pinta era buenísima, así que miré por internet su web y a la primera oportunidad que tuve me lancé a descubrirlo.

Es tan nuevo que creo que no lleva un año abierto pero el sitio promete y es de los que creo nació para quedarse.

Cada día me gusta más el tipo de carta de platilllos, cosas sencillas, raciones para compartir que te permiten probarlo todo y sin llenarte, dandole un punto informal a ese momento en el que quieres sencillamente disfrutar de la compañía de alguien en un entorno cuidado y con encanto pero al mismo tiempo sin dejar de disfrutar de una buena gastronomía.

Debo decir que el sitio no me defraudó, el restaurante es una renovada propuesta sobre las bases de lo que fue una antigua y conocida Fonda de la abuela de los hoy nuevos propietarios a la que le hacen un guiño con una de los productos estrella de la antigua época "La Bomba" de la que en conversaciones con amigos posteriormente me han comentado que efectivamente quienes frecuentaban esa zona iban a esa Fonda a comer las mejores Bombas de Barcelona, y en la nueva carta se mantiene.


Debo decir sin embargo que la probé pero no fue mi favorito, correcta pero no más, y quizás debo decir que la comparo con la que hace mi madre ya que en Panamá  "La Bomba" existe, pero no con ese nombre sino como "Papa rellena" y las de mi madre, pues que queréis que os diga, son las mejores del mundo.

Pero comienzo hablando del local, tiene un encanto brutal, mesas altas en la entrada, y al fondo pequeños rincones con mesitas para dos, para cuatro y hasta un saloncito pequeñito como especie de reservado, todo con una decoración marinera super agradable, que une toques modernos con el encanto de los viejos edificios de la Barceloneta.


El personal es super amable, simpático, un poco desbordados pero en general el servicio es bueno.

Y la carta es generosa, hay muchas propuestas para satisfacer los gustos de todos, yo me probé unos mejillones que estaban buenísimos, croquetas que quienes me conocen ya saben lo croquetera que soy y es que además me gusta compararlas.... chipirones, ensaladilla rusa, todo servido en platitos pequeños, minimalistas y todo fresco y buenísimo, y aquí os dejo mi recomendación estrella, y os vais a sorprender: las empanadillas de atún.....realmente NUNCA había probado unas tan buenas....absolutamente artesanales, nada de relleno rojo de sofrito, no, es una relleno que ni siquiera es rojo, como el de la mejor empanada gallega, con huevo duro, atún, en fin, una auténtica delicia que recuerda la cocina de las abuelas...

La carta de postre es variada y yo me pedí el mousse de coco que estaba muy muy bueno.

Es un sitio al que no debéis dejar de ir porque es diferente a la oferta de los clásicos restaurantes de la zona, quizás enfocado a un público más joven y desenfadado, pero os puedo asegurar que no os decepcionará, ahhh y de precio? más que correcto!




La Campana II


La Campana bien vale otro post, y es que hace unas cuantas semanas un domingo de esos tontos en los que estaba sola con Álvaro, decidimos irnos al Museo Blau en el Forum si.... un poco lejos de Sant Gervasi pero a él le hacía mucha ilusión.

Antes decidimos pasar por La Campana para inaugurar la nueva temporada de helados y orxata, y chicos no sé que esperáis para pasar por allí!....todos los helados son una maravilla!!!

Aquí fotos de nuestro momento "helado".


 
Cocinova Blogger Template by Ipietoon Blogger Template