viernes, 10 de enero de 2014

Restaurante Vintage

Se acaba el año y me he propuesto subir los post de los últimos restaurantes que ya tenía casi preparados pero que con la mudanza que he tenido este último mes me ha resultado imposible. Ahora que comienzo a tener más o menos las cosas en su sitio, os presento un par de restaurantes que vale la pena visitar.

Vintage abrió las puertas hace poco y debo decir que debido al lugar donde vivo y mis frecuentes desplazamientos por Barcelona tengo la suerte de enterarme casi al momento de la apertura de los sitios básicamente porque si no veo las obras de reforma, me los encuentro justo al pasar delante en sus primeros días de inauguración. Lo bueno de esto es que no te pierdes nada del crecimiento gastronómico de la ciudad.

Pues este restaurante está muy cerca de casa, de modo que fui andando, a solo cuatro calles es ideal para ir allí dando un paseo.

Era noche de chicas y era el segundo intento que hacía por ir a este sitio de estética "Lázaro Rosa Violán" de modo que muy en la línea de las últimas tendencias de diseño.

El local un poco ruidoso por lo lleno que estaba y la música un poco alta, pero aceptable, el trato del servicio muy correcto y amable, les ofrecieron a mis amigas una copa de cava durante la espera, ya que me retrasé un poquito (y viviendo al lado no tiene excusa!).




Nos pedimos varias cositas para compartir, un platillo de pulpo, huevos rotos con jamón y patatas, foie con confitura de frutos rojos, tabla de quesos y croquetas, todo muy bueno, la confitura y el foie lo mejor,...pero quedamos con hambre y es que los platillos seamos honestos, no llenan, así que nos pedimos dos hamburguesas dobles que convertimos en cuatro hamburguesas normales y entonces sí la cena estuvo perfecta, las hamburguesas estaban realmente deliciosas acompañadas de las patatas fritas que tanto se ven en sus cuentos metálicos en todos los restaurantes.
 




De postre nos compartimos uno de chocolate y una dama blanca que estaban muy bueno y todo lo acompañamos de un vino tinto joven de Ribera del Duero que nos recomendó el camarero.

El sitio es mono, cool y con mucha alegría y vidilla, me recuerda mucho al ambiente del "Paco Meralgo" ya sabéis... aquellos sitios para "ver y ser vistos".

Ahhh y de precio, normal, entre cuatro personas nos salió a 27 € por cabeza.




 
Cocinova Blogger Template by Ipietoon Blogger Template