jueves, 11 de abril de 2019

Fa Dim Sum, redescubriendo los sabores chinos.

Durante estos años en  muchas ocasiones he tenido que suprimir mi primera intención de ir a comer o cenar a algún restaurante porque mi acompañante es nada más y nada menos que mi hijo, un niño, por tanto en ocasiones hay que elegir entre las opciones que su paladar desea, todo y que debo decir también, Alvarete tiene el suyo abierto a "nuevos sabores y sensaciones" como me dijo un día, pero después de la experiencia de tener que comerme su plato y el mío en Totora, porque el sabor nikkei no le terminaba de "entrar", prefiero ir a puerto seguro.

Así es como terminamos en Fa Dim Sum, en el barrio de Sant Gervasi,  un restaurante chino sí, pero con una estética mas cerca de cualquier restaurante mediterráneo de tapas en cuanto a la decoración de su sala y su magnífica cocina abierta, todo un detalle poder ver al momento como preparan lo que te sirven y con mucha limpieza por todos los rincones.




El encanto asiático del rojo y su gatito dorado no pueden faltar en la decoración pero por lo demás debo decir que me sentí muy sorprendida por la propuesta de este pequeño local que atraía como un imán a Alvarete.

La carta es amplia y variada y nos apetecía comer Dim Sum, finalmente optamos por un menú degustación que ofrecen por 25 € y combinamos con algo más de la carta.


Comenzamos con una ensalada de pollo marinada, que os confieso estaba muy sabrosa, y el producto fresco.



 Un rollito de primavera crujiente y nada aceitoso:



De  segundo, un arroz  con curry y ternera que Alvarete devoró:



Y para mí, unos noodles de arroz con gambas salteadas, muy correctos:



De postre, un helado de gengibre, muy digestivo y poco habitual:



Y la nota golosa fue para Alvarete con estos plátanos fritos con miel:




La comida estuvo bien, había mas familias con niños y creo que es un sitio apto para llevar a los peques y comer correctamente comida china, la limpieza y el servicio me parecieron un punto a destacar y es un recurso con el que contar los fines de semana.


FAM DIM SUM
Carrer de Laforja, 128.


lunes, 1 de abril de 2019

Fishhh. Oyster Bar

Soy una amante de las ostras y los erizos y aprovechando la temporada de erizos me llevé a Alvarete  a celebrar su santo después de salir del colegio al  local de Fishhh en la Calle Modolell.

Una pequeño picoteo antes de cenar que consistió en:

Una cazuelita de almejas y navajas como aperitivo de la casa. Jugosas y en su punto.


Un sabrosísimo buey de mar con tostadas:



 Unas deliciosas ostras con una salsita de la casa que resalta su ya de por si gustoso sabor:


Unos erizos que estaban superlativos:


Y para el pequeñín, una tostada con chocolate blanco, aceite y escamas de sal, cortesía de la camarera que atiende el local y que ya en otras ocasiones se ha comportado de maravilla con nosotros.


En definitiva un local que hay que conocer y tener en esa agenda de sitios para picar algo de calidad, buen servicio y sin masificaciones. Hay otro local en la Illa Diagonal, sin embargo este al ser pequeñito y tipo pescadería es mucho más acogedor.

La cuenta nos salió por 45 €, copa de vino y agua incluido.

Fishhh
Calle Modolell, 2


domingo, 31 de marzo de 2019

Can Kiku. Sant Feliu de Guixols

Este invierno un poco extraño que más que alegrarnos por las altas temperaturas, y más que verlo como "el buen tiempo", nos confirma que el cambio climático es una realidad  que las flores van locas en pleno invierno como si fuese primavera y en primavera es probable que les llegue una helada, cosa que también influye en los ciclos de las verduras y frutas de temporada.

Con ganas de comer erizos en marzo, resulta que el calor ha hecho que no fuese posible pues ya sabéis que requieren de una baja temperatura para poder desarrollarse y ser comestibles como Dios manda.

En cambio y aprovechando el sol poro habitual en estas fechas, hice un trocito del camino de Ronda que no pudo maravillarme más y que os recomiendo sinceramente porque somos afortunados de tener la Costa Brava a tan poca distancia de Barcelona. Os dejo con estas fotografías:



Por la noche y sin haber hecho reserva alguna nos dedicamos a buscar algún lugar informal en Sant Feliu de Guixols para cenar y descubrimos Can Kiku, o como ellos se autodenominan: Artesanos de la Carne.

Sedientos de un par de cervezas muy frías (la mía sin gluten y se agradece que el local las tenga), compartimos lo siguiente:

Unos magníficos mejillones a la brasa con una salsa espectacular.


Una ensalada con queso de cabra caramelizado y mermelada de tomate y frutos secos que estaba para chuparse los dedos.


Un correcto carpaccio de buey con queso parmesano y rúcula. Para mi gusto le faltaba un chorrito de aceite y una pizca de lima para ser perfecto, ya que lo sentí muy seco, aunque la carne estaba muy buena.


Y de postre: un recuit con miel y frutos secos que no me terminó de convencer ya que el recuit tenía un sabor sospechoso y reconozco que he comido muchos recuit de fonteta y se apreciar un recuit de calidad pero en este caso algo fallaba en la materia prima, no obstante la idea era buena.


La relación precio calidad creo que es muy correcta, la factura no llegó a los 45 €.

CAN KIKU
Carrer de Lleida, 98
Sant Feliu de Guixols


Els Tinars

Me apetecía aprovechar estos días de sol y comer un buen arroz, por lo que decidí probar el restaurante Els Tinars  cuya fama en el tema de arroces traspasa la frontera catalana y allí nos fuimos.

La anécdota graciosa fue que al girar por la desviación de la carretera principal, mi acompañante (quién me había pedido que sobre todo la inauguración de la temporada de arroces la hiciéramos en un BUEN sitio) me preguntó con cara de horror: ¿pero este camino no nos lleva a una zona de servicio????? Calmé sus temores respondiendo que las apariencias engañan.

El día escogido fue fantástico por la el sol brillante y la temperatura perfecta.



Debo decir que siendo un sábado al mediodía, el restaurante estaba a reventar, lo cual no sé si fue el principal motivo para un servicio excesivamente lento a mi juicio, debo decir que desde que nos sentamos hasta que llegó el primer plato pasaron 45 minutos y a mí ya no me cabía más  pan con aceite para hacer tiempo.


Pero bien dicho esto debo destacar que en cuanto al pan precisamente, tienen una selección sin gluten que se sale del tradicional panecillo congelado, lo cual me satisfizo siendo yo celiaca, en general el servicio de pan es de una calidad muy alta.

De aperitivo, unas deliciosas aceitunas, pan con un excelente aceite de la casa y un caldo muy muy fino que entonaba el estomago para las emociones fuertes que venían.



Para compartir: anchoas con una deliciosa textura y sabor intenso, absolutamente recomendables acompañados de coca de cristal con tomate y aceite.



Unos buñuelos de bacalao acompañados de una salsa de alioli muy suave y muy ricos.


Un pulpo a la brasa con perlas de ... alioli... nuevamente, que llegó a la mesa un poco frío, mejorable la base de patatas y la textura del pulpo, para mi gusto un pelín duro.


Unas muy buenas alcachofas con  parmesano rallado, que también estuvieron más tiempo en el plato dentro de la cocina de lo necesario y llegaron a la mesa también frías.


De segundo, mi acompañante se pidió un steak  tartar que estaba realmente muy bueno y aquí tan frío como necesario puede esperarse, un plato muy bien preparado.


Mi deseado arroz seco, con tartar de cigala y carpaccio de pies de cerdo con jugo de coral, estaba muy bueno debo decirlo, el contraste de todos los sabores le daba un gusto realmente excepcional y  fue todo un acierto.


Para aligerar tanta comida durante tanto tiempo, acabamos a las 17:20, estuvimos tres horas en  el restaurante desde que llegamos hasta que pedimos la cuenta, necesitaba algo ligero como postre y este sorbete de mandarina muy fresco fue todo un acierto.



La cuenta, con una copa de vino blanco, agua y tres cervezas fue de 145 €.



Casa Paloma o el Templo de la Carne

Tras varios ya a cuestas, el restaurante Casa Paloma no necesita confirmación, pero siendo una amante del steak tartar y para celebrar una ocasión especial para mí, elegí este escenario para la noche del sábado.

Su sala transmite mucha calidez, a la vez  que sencillez y desde el primer minuto te sientes en un ambiente confortable.

El cuerpo me pedía una copa de tinto Rioja, lo que pedí al camarero mientras repasaba la carta y he de decir que el copazo que me sirvieron me duró toda la cena: un Viña Pomal era el que tenían por copas y no estuvo mal.

Para compartir y para comenzar nos pedimos una chistorra a la sidra que estaba perfecta, en su punto, y el dulzón de la sidra me hizo olvidarme de que me estaba metiendo entre pecho y espalda una chistorra justo cuando la operación bikini comienza. Deliciosa y sin  remordimientos de conciencia.



Para entrar en "harina" o mejor dicho, en la carne, me pedí el steak tartar con huevo frito y mi RDT (recluta de turno) se pidió la picaña, pues de su época viviendo en Brasil tenía grandes recuerdos de la churrasquería El Porcao y quería revivir aquellos sabores.



Ciertamente no era lo mismo, el ambiente, el estilo, pero la picaña estaba en su punto, la carne de Angus estaba muy buena y servida con guarnición de cuscus.

Mi steak tartar estaba sublime, una ración generosa debo decir pero exquisita y con el punto de picante medio que es como más lo disfruto.

Para terminar, nos pedimos unos financieros de avellana que estaban muy buenos, muy caseros y con mucho sabor a avellana y un surtido de quesos acompañado de un Don PX Reserva que maridaba perfectamente con la selección de quesos servidos.



En definitiva una cena deliciosa, con mucho sabor, un servicio muy correcto y un ambiente muy familiar para disfrutar.

La cuenta con un par de cañas más añadidas a lo anterior: 85 €.


jueves, 14 de febrero de 2019

A Pluma o El reino del Pollo

Reconozco que cuando quería comer un buen pollo acudía al Chez Cocó, pero A Pluma es de esos sitios en los que "redescubres" el sabor del buen pollo.



Ubicada en la esquina de la calle Santaló con Mariano Cubí, es un sitio fantástico para ir con los amigos o familia en plan informal. Comer en barra siempre tiene ese buen rollo! La materia prima es de una calidad altísima. El precio imbatible..... le llamaría el PINXUS del pollo. (ambos por cierto en la misma calle y es que el barrio vuelve a tener elementos para animarse a visitarlo. La cocina abierta no lo voy a negar puede que te deje un poco el olor a pollo asado en la ropa, pero el sitio es lo que ofrece, buena comida, buen precio, muy buen servicio y ambiente 10!



La primera vez que fui con mi hijo Álvaro, literalmente devoró las alitas de pollo picantes, yo me decidí por el pollo al mole, que curiosamente fue una de las primeras recetas que subí a este blog hace ya unos 12 años! 



La segunda vez que lo visité hace muy pocos días con una amiga que como yo disfruta de la buena cocina, compartimos una ensalada de tomate que haría saltar las lagrimas de cualquiera, de segundo compartimos un pollo al curry que afortunadamente nos sirvieron con dos salsas servidas en pequeños cuencos por separado y de esta forma podías combinar los sabores a tu gusto.


Los postres son lo más, piña con escamas de sal y menta, boniato al horno con nata, ....mmmm para chuparse los dedos.



Esta noche vuelvo a visitarlo y ya son tres! se nota que me gusta!

Roma para Celiacos. Restaurante Della Salute

Estas navidades pasadas aproveché para hacer un viaje a Roma con mi madre y ciertamente iba un poco preocupada por mis problemas con el gluten, aunque afortunadamente en internet podemos encontrar recomendaciones para los celiacos, algunas fueron buenas otras no cumplieron mis expectativas os hago un resumen de la ruta gastronómica sin gluten con un descubrimiento, ya que no lo había leído en los blogs que recomiendan sitios para comer aptos para celiacos.

Se trata de un restaurante que está justo delante del Coliseo Romano: Ristorante della Salute.  Piazza del Colosseo, 2A. Un local muy acogedor, un servicio muy esmerado y una calidad muy alta de su cocina. Tienen opciones vegetarias y sin gluten pero puedes pedir cualquier pasta de la carta sin gluten que ellos solo cambian la pasta y te ponen la salsa que has elegido.

Es una maravilla poder comer delante del Coliseo en un sitio con mucho encanto, todo y que preferimos comer dentro ya que el tranvía y la gente que pasaba por la acera me hicieron pensar que tal vez sería un poco ruidoso comer fuera, máxime en diciembre con las bajas temperaturas pero mucha gente prefería esta opción para ver el Coliseo.



La carta está muy bien estructurada  y sin ser demasiado larga, cumple perfectamente con lo que un turista (y local) busca en un restaurante después de una larga jornada de visita turística. Las raciones son abundantes, os recomiendo compartir, nosotras pedimos primero y segundo y no llegamos al postre la primera vez, el segundo día (porque no nos pudimos resistir a repetir) pedimos un primero para compartir, dos segundos y un postre para compartir y fue perfecto.




La gran ventaja de este local, es que  puedes reservar en El Tenedor aprovechando un horario de descuento y la cuenta sale muy bien de precio, sinceramente recomiendo esto, ya que de lo contrario, la cuenta puede salir un poco abultada.

Os dejo con unas fotografías de una pasta a la carbonara sublime y fotos de la carta y la cuenta para que podáis comprobar que es un sitio muy recomendable para comer o cenar en Roma, especialmente para celíacos.



Sobre algunas recomendaciones encontradas en otros blogs sobre restaurantes sin gluten en Roma: definitivamente no os recomiendo el Pantha Rei, reconozco que es muyyy barato, pero la calidad deja mucho que desear, la pizza es muy básica, mucha masa y poca calidad de lo que se sirve, una pizza de alcachofas que pedí estaba hecha de una masa muy gruesa, queso y unas cuantas láminas de alcachofa de bote, la ensalada era un plato enorme de rúcula con seis laminas de peras, realmente muy pobre, el servicio muy "a por turistas" impersonal, no sé, no repetiría, ni lo recomendaría porque existen restaurantes con cartas con ensaladas y carne que un celiaco puede comer con más encanto y mejor calidad.

De lo que si debo dar fe es que Pompi  Il Regno del Tiramisú, cerca de la Plaza de España, es un sitio perfecto para comer tiramisú sin gluten, todo y que es muy turístico y el servicio es muy rápido, son muy amables y aquí confieso que fui dos veces.

Y en el famoso barrio del Trastévere no dejéis de probar esta heladería apta para celiacos: Fior di Luna. (Via della Lungaretta, 96).

Y para los celiacos más sibaritas el restaurante Aroma, con una terraza con vistas al Coliseo, ofrece un menú degustación por 120 €. Podeis visitar su web www.aromarestaurante.it.

En mi próxima visita trataré de visitar otros restaurantes aptos para celiacos, pues en el país de la pasta no se debe dejar de disfrutar la comida!

viernes, 1 de septiembre de 2017

Restaurante Toc al Mar

Lo bonito de las vacaciones y el verano es que desconectas y cuando desconectas no te dedicas a  hacer fotos de los sitios donde estás comiendo maravillosamente en buena compañía (las mejores amigas del mundo), porque sencillamente disfrutas el momento, así que la única foto que os puedo poner, pero que debo poner sobre este chiringuito es el de una estupenda paella de la Costa Brava, la paella Toc al Mar, este chiringuito no podéis dejar de visitarlo cuando vayáis a la Costa Brava, pero sobre todo: no olvidéis reservar!



TOC AL MAR
CARRER PLATJA AIGUA BLAVA  6
17255 BEGUR
972 11 32 32


Restaurante Nomo Far (LLafranc)

El verano es lo que tiene, no paramos de ir a sitios disfrutar de las vistas, de la compañía y por supuesto de la gastronomía.

Uno de los top para visitar este verano en la Costa Brava por el "Pack" que ofrecen es el restaurante Nomo Far en Llafranc, con las maravillosas vistas que ofrece el Faro de San Sebastián.



En esta ocasión el surtido de sushi, suficiente para dos personas acompañado de un delicioso blanco 
Jean Leon 3055.



Merece la pena una visita!


NOMO FAR (LLAFRANC)
PASSEIG PAU CASALS 64
17611-GIRONA

972301521